La higiene bucal cumple un papel muy importante en problemas y enfermedades que puedan surgir a nivel de la boca, dientes y a nivel digestivo.

Puede ayudarnos a evitar bacterias que provocan padecimientos como aftas, gingivitis, caries, periodontitis, entre otros.

¿Por qué es importante mantener una higiene bucal adecuada en niños y niñas?

Para niños y niñas es necesario distinguir entre rangos de edades pues las necesidades son diferentes y el modo a realizar dicha higiene bucal.

Pueden distinguirse en grupos:

El primer grupo que serían los niños y niñas de 2 a 6 años (infantil).

Los niños entre 2 y 8 años presentan una dentadura temporal completa en la mayoría de los casos. La motivación es muy importante en estas edades, por lo que es necesario implantar rutinas, tanto para el lavado como para acudir al dentista. Además para esta edad tan temprana, es aconsejable que esté acompañado por un adulto, para que quede la seguridad de que lo hace correctamente.

Para cada edad es recomendable una técnica de cepillado y cuidado dental. Para este grupo es recomendable utilizar un cepillo pequeño, de fácil manejo y blando que se adapte a la anatomía de la boca y a su mano, así como el uso de una de dientes que contenga unos niveles de flúor recomendados hasta 1000 ppm.

Cuando el niño acude a la clínica le instruimos junto con los padres en una técnica de cepillado acorde a su edad. Para ello recomendamos utilizar un cepillo pequeño y blando, que se adapte a la anatomía de la boca y a la mano del niño (infantil), así como una pasta de dientes que contenga niveles de flúor recomendados hasta 1000 ppm, para proteger los dientes, así estaremos tranquilos si el niño o la niña ingiere algo de pasta dental. Para motivarlos hay para estas edades pasta de diferentes sabores y colores.

Para el grupo de 6 a 12 años (junior):

Este grupo tiene ya dentición mixta por lo que el riesgo de caries es mucho mayor.

La mayoría para esta edad ya tienen asimiladas rutinas de cepillado, por lo que sólo tendríamos que mantener la técnica, repasar y rutinas. Acudir al dentista le ayudará ya que cuentan con reveladores de placa, a fin de poderles indicar dónde deben incidir más para conseguir un mejor cepillado. Seguiremos utilizando un cepillo pequeño y blando que se adapte a la anatomía de su mano y boca. La pasta de diente a utilizar cambia y seguirán utilizando una pasta con flúor pero en mayor cantidad, de hasta 1450 ppm, ya que necesitaremos proteger más las caries. Algo a añadir en esta edad es el apoyo de un colutorio con flúor una vez al día, preferiblemente en el cepillado de la noche para potenciar el efecto. Seguimos insistiendo a los padres en la importancia de los hábitos de higiene buco-dental de sus hijos y les recomendamos hacer controles semanales con reveladores de placa, para así motivarlos a conseguir un buen cepillado. Ésta es una etapa donde el recambio de dientes es constante y en los espacios entre dientes por pérdida de uno intermedio se favorece la acumulación de placa bacteriana, por lo que es fundamental tener en cuenta todos los consejos anteriores.

Edades 12 a 16 años.

En esta última etapa, ya se producen varios cambios, desde la dentición que se convierte en definitiva a los cambios hormonales que también pueden alterar los hábitos adquiridos. Es importante motivarlos a que practiquen tres cepillados diarios y controles la ingesta de azúcares refinados. Puede introducirse nuevas herramientas como el cepillo eléctrico, es fácil de manejar, esto

Nuestra labor en clínica es sobre todo de motivación para que realicen los tres cepillados diarios y controlen las dietas abundantes en azúcares refinados.  En este caso iremos introduciendo nuevas herramientas como el cepillo de dientes eléctrico, el cual, además de conseguir unos mejores resultados a nivel mecánico, es más fácil de manejar, lo que ayuda a la motivación y al logro de una buena rutina de cepillado y la cinta dental para la limpieza entre dientes. Seguiremos insistiendo en las placas con flúor ya que en estas edades es normal la aparición de las primeras gingivitis por acumulación de placa.

Aunque hay diferencias entre las etapas, hay unas pautas que se deben respetar: Insistimos mucho en el tipo de dieta procurando reducir al máximo los azúcares, evitando azúcares refinados y bebidas azucaradas.

·         Recomendamos una dieta rica en frutas y verduras, ya que éstas inciden directa y positivamente en nuestra salud oral.

·         Recomendamos que los niños acudan al dentista a partir de los cuatro años, ya que desde pequeñitos se asimilan más eficazmente las rutinas  y se quitan antes y mejor los miedos.

·         El tiempo de cepillado nunca debe ser menor de dos minutos, para ello sugerimos usar relojes de arena para los más pequeños.

·         El cepillo de dientes, así como el cabezal del cepillo eléctrico se cambian cada tres meses. Una buena idea es hacerlo coincidir con el cambio de estación, así nunca se os olvidará.

·         Recordamos a los padres la importancia de que los niños no intercambien entre ellos los cepillos de dientes.

·         Para un cepillado completo es importante no olvidarse de limpiar la lengua, para ello existen limpiadores linguales específicos.