Nota: La foto es orientativa y puede no coincidir exactamente con el producto real (tamaño, color, forma, modelo ...). El nombre del producto y la descripción siempre tienen prioridad sobre la foto. Si quieres un modelo concreto exacto o tienes alguna duda, contacta con nosotros para confirmarlo.

Medela Swing Extractor Eléctrico

Medela
CN153834
No hay suficientes productos en stock
122,36 € 135,95 € -10%
Impuestos incluidos
MEDELA SWING EXTRACTOR ELECT REF 0300054_x000D_ _x000D_ Tipo: PARAFARMACIA._x000D_ _x000D_ Categoría: SACALECHES MEDELA._x000D_ _x000D_ Formato de embase: 005._x000D_ _x000D_ Código de laboratorio: 0221._x000D_ _x000D_ EAN: 7612367040679._x000D_

Gastos de envío gratis Gastos de envío gratis desde 89€
Pago Seguro Pago Seguro
Atención al cliente Atención al cliente por expertos farmacéuticos

FUNCIÓN

El sacaleches Swing es el extractor de leche más pequeño y ligero de Medela con la tecnología 2-Phase.
Coloca el sacaleches Swing sobre una mesa, fíjalo al bolsillo o cinturón con el clip, o cuélgalo de la correa de cuello/hombro en la posición más adecuada y cómoda para ti.
Eficiente y cómodo: un pequeño motor muy potente y un embudo que se ajusta al pecho.
Pequeño, compacto y ligero: cabe en el bolso y puede funcionar con pilas.
Combinación de ciencia y naturaleza: la tecnología 2-Phase Expression simula la succión del bebé

INDICACIONES

Para elegir un sacaleches, lo primero que debes decidir es la frecuencia con la que darás a tu bebé leche materna utilizando un biberón.
Si sabes que otras personas se encargarán de alimentarlo más de dos veces a la semana, lo mejor es que elijas un modelo que te permita extraer la leche de ambos pechos al mismo tiempo, ya que la extracción de leche simultánea ayuda a mantener mejor la producción de leche.
Si vas a darle leche materna con biberón dos veces a la semana o menos, no te hará falta más que un sacaleches simple y puedes decidir si prefieres la versión manual o la eléctrica.

MODO DE EMPLEO

Busca un lugar cómodo para extraerte la leche.
Selecciona un embudo (la parte del extractor con forma cónica) del tamaño correcto para tu pecho.
El embudo debe rodear el pezón de cerca, pero dejar suficiente espacio para que el pezón no roce contra la pared del embudo y pueda moverse libremente hacia adelante y hacia atrás.
Extrae la leche con el vacío máximo tolerable, es decir, el mayor nivel de vacío que puede tolerar una madre sin dejar de estar cómoda.
Puedes determinar tu vacío máximo tolerable aumentando el vacío hasta que sientas que la extracción te molesta un poco (sin llegar a doler); a continuación, redúcelo ligeramente.
La clave para una extracción de leche satisfactoria es estimular tu reflejo de salida de la leche.
La molestia o el dolor obstaculizan la salida de la leche.
Masajea los pechos antes y ocasionalmente durante la extracción para estimular la salida y el flujo de leche.
La extracción doble te permite dedicar la mitad de tiempo a extraer leche.
Tus niveles de prolactina son más altos cuando utilizas la extracción doble, de modo que puedes producir más leche con el tiempo.
Si extraes la leche de un pecho y luego del otro, cambia de un lado al otro varias veces.
La extracción de la leche nunca debe ser dolorosa.
Si sientes algún dolor, interrumpe inmediatamente la extracción y pide consejo a tu consultora de lactancia.
No corras el riesgo de dañar el sensible tejido mamario por un uso incorrecto del sacaleches.
Si vas a extraer leche para disponer de reservas, hazlo una hora después de terminar las tomas matutinas.
Por la mañana no estarás tan cansada como por la tarde o por la noche y la leche saldrá más fácilmente.
Si tu objetivo es mejorar la producción de leche, extráela después de cada dos tomas de pecho durante unos 15 minutos, aunque solamente salga un poco de leche.
Esta succión adicional estimulará tu cuerpo para que produzca más leche.
Tanto si extraes la leche a mano como si utilizas un sacaleches, debes lavarte las manos antes de empezar y seguir las indicaciones del fabricante en cuanto a la limpieza del extractor de leche y el set de extractor.
Una buena higiene es obligatoria si deseas dar a tu bebé la leche extraída.
Todas las piezas del sacaleches y los recipientes de recogida y almacenamiento de la leche deben limpiarse y desinfectarse antes de su uso.
Si tu hijo está enfermo o fue prematuro, sigue escrupulosamente las directrices del hospital.